jueves, 21 de marzo de 2019

LA CUARESMA, ¡TIENE MIGA! (3)


“NO HAY QUINTO MALO”
(impaciencia-esperanza)

-EL DICHO. “No hay quinto malo” es una expresión popular que indica que lo que va en quinto lugar suele ser algo bueno. Su origen está en el mundo taurino, pues solían dejar el toro más bravo para el quinto lugar, así el público se iba con alegría de haber visto la mejor faena. Hay otras teorías asociadas al mundo del ejército cuando reclutaban a los mozos o “quintos. La expresión indica algo esperanzador.

-LA ESPERANZA. La higuera del evangelio lleva tres años sin dar fruto (Lc.13,1-9).  Una reacción es cortarla. Otra es dar oportunidades con una esperanza activa que aporte atenciones convenientes para que pueda dar frutos. La esperanza no es cruzarse de brazos a ver qué pasa. Tener confianza en que siempre puede haber algo mejor, aunque sea a la quinta.

-LA PALABRA DE JESÚS. Es una llamada a la urgencia de la conversión que conlleva un cambio de mentalidad y también de comportamientos. Toda la anécdota de la higuera es un claro recuerdo de cómo Dios se ha portado con su pueblo: Dios siempre está dispuesto a dar oportunidades aunque no dé los frutos deseados.  La semilla que cae en tierra buena da fruto abundante. El Reino de Dios es semejante a un pequeño grano de mostaza que creció hasta hacerse un árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas. Mt.13, 31 32)

-EL PAPA ACONSEJA. Los consejos del papa Francisco “tienen miga” cuando dice así: “os invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” (E.G. 33) 

-LAS ORIENTACIONES SINODALES. Son un buen revulsivo para crecer con un estilo esperanzador, intentándolo una y otra vez porque “no hay quinto malo”. En la introducción se nos dice que “no podemos seguir dejándonos llevar por la inercia… debemos hacernos estas preguntas: ¿qué hemos de seguir cuidando y promoviendo, posponiendo o abandonando, reemprender o iniciar?”

LA MIGA. ¿Te apuntas a descubrir “la miga” de la cuaresma?  Implícate con esperanza en tu parroquia activando esta actitud de las orientaciones sinodales: “Promover grupos, comunidades, parroquias, que sean hospitales de campaña que curan las heridas y fragilidades”. Si lo vives así, tu vida será siempre una Pascua con el resucitado.

¿Cuál es, a tu parecer, lo que falta a nuestras parroquias para emprender iniciativas pastorales que promuevan los frutos de la fe en las personas de hoy.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.





jueves, 14 de marzo de 2019

LA CUARESMA, ¡TIENE MIGA! (2)


 ¡ESTO ES JAUJA!
(Ensoñación-realidad)


-EL DICHO: La expresión “esto es Jauja” significa que se está en una situación de abundancia, de ensueño y satisfacción sin preocupación alguna, relajados y placenteramente sin el menor esfuerzo. La expresión tiene su origen en la época de los conquistadores del Perú que se retiraban a la ciudad de Jauja para descansar llevando una vida relajada y ociosa. La fama se extendió de tal manera que aquel lugar de Jauja era como el paraíso en la tierra.

-LA TRANSFIGURACIÓN.  En el episodio de la transfiguración (Lc. 9.28-36), Jesús hace ver a sus discípulos que su proyecto es maravilloso pero que no es Jauja, sino concreto y práctico; pero hay que escuchar la voz, bajar del monte e implicarse mucho para hacerlo realidad “…Contamos con su palabra y su luz para transformarnos.

-LA PALABRA DE JESÚS.  En la vida sucede que se pueden hacer transformaciones, tanto de las personas como la de las estructuras, cuando se trabaja en ellas promoviendo objetivos e ideales altos y agradables que favorezcan el crecimiento humanitario. “A vosotros se os ha dado a conocer los misterios del Reino de Dios”.

-EL PAPA ACONSEJA.  Los consejos del papa Francisco “tienen miga” cuando nos dice que… “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.  (EG. 20)

-LAS ORIENTACIONES SINODALES. Son un buen revulsivo para no “estar en Jauja” si personal y comunitariamente bajamos de las alturas y nos ponemos a ras de suelo, “en salida”, para desarrollar la orientación sinodal de: “fomentar el conocimiento de los movimientos apostólicos y su coordinación en el foro diocesano de laicos”(4.4).

LA MIGA. ¿Te apuntas a descubrir “la miga” de la cuaresma?  Implícate con realismo en tu parroquia activando esta actitud de las orientaciones sinodales: “Hay que tomar conciencia de que toda la comunidad está llamada a comprometerse en la transformación del mundo y en la inclusión de los últimos”. Si lo vives así, tu vida será siempre una Pascua con el resucitado.

¿Cuál es, a tu parecer, lo que falta a nuestras parroquias para dejar a un lado lo religioso como “la tierra de Jauja”, y avanzar en la vivencia de la fe cristiana que transforma las realidades injustas de la vida.

Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.





jueves, 7 de marzo de 2019

LA CUARESMA, ¡TIENE MIGA ! (1)


¡ESTAR EN LA INOPIA!
(Evasión-implicación)

-EL DICHO. “Estar en la inopia” significa estar con la mente en otro lugar, distraído o ausente, estar ido o no enterarse de lo que sucede alrededor. El origen de esta expresión se remonta a los tiempos de los romanos (in-opiam) para indicar que una persona no tenía riquezas. Ahora un inope es un “pobretón” que vive en la luna o al margen de la sociedad. Es decir que no está a lo que tiene que estar.

-LA TENTACIÓN. En el episodio de las tentaciones (Lc .4, 1-13), Jesús marca las pautas para vencerlas: No al poder para aplastar sino para servir. No a la riqueza para dominar sino para compartir. No a utilizar a Dios como un mago sino a trabajar para construir su reino de justicia

-LA PALABRA DE JESÚS. Las consecuencias de “estar en la inopia” son las de estar en constante estado de desprotección y debilidad. Todo eso lleva a caer en la tentación de la evasión, del desentenderse de las responsabilidades personales y sociales. Las consecuencias arrastran hacia la banalidad, el vacío interior, el decidir sin criterios, lo más cómodo… ¡Es muy peligroso estar en la inopia!
¡Vigilad y orad para no caer en la tentación!

-EL PAPA ACONSEJA. ¿Como salir de la inopia? Los consejos del papa Francisco “tienen miga” cuando nos dice que… “hoy surgen muchas formas de asociación para la defensa de los derechos y para la consecución de nobles objetivos. Así se manifiesta una sed de participación de numerosos ciudadanos que quieren ser constructores del desarrollo social y cultural” (EG. 67)

-LAS ORIENTACIONES SINODALES. Son un buen revulsivo para no estar en la inopia. Después de 3 años de sínodo diocesano nos toca pasar a la acción para que se renueven y se fortalezcan nuestras parroquias, asociaciones, catequesis, manifestaciones religiosas, etc. Nuestro obispo  nos lo dice en el prólogo al documento: “debemos seguir trabajando para aplicarlo poco a poco; todos juntos caminando para evangelizar en nuestra tierra. Son orientaciones que apuestan por aterrizar para seguir cumpliendo la misión de la iglesia. No sobra nadie”.
         
-LA MIGA. ¿Te apuntas a descubrir “la miga” de la cuaresma?  Implícate en tu parroquia venciendo la tentación del desaliento y la desgana, activando esta actitud de las orientaciones sinodales: “Estar disponibles para trabajar en equipo con actitud de servicio
Si lo vives así, tu vida será siempre una Pascua con el resucitado.

¿Cuál es a tu parecer la inopia  social y eclesial de la que es más urgente salir?
Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.



miércoles, 26 de diciembre de 2018

EN SALIDA… HACIA BELÉN (y 5)


CON ZAPATOS           PARA TODO EL AÑO



-INTRODUCCIÓN:
           Seguiremos caminando hacia Belén aunque ya estemos en un año nuevo. Ser iglesia en salida es estar constantemente caminando con la alegría del que responde con gratitud a la invitación del Padre-Dios de quien hemos recibido todos los bienes.
          Tenemos que adquirir provisiones de zapatos para todo el año, porque el tiempo y el recorrido que nos queda es muy largo y los zapatos se deterioran en el caminar. Necesitamos también variedad de zapatos: los fuertes que sirven para abrir rutas, pero también los cómodos para descansar y retomar fuerzas en el sosiego del pensamiento y la interiorización.
          Tenemos un año nuevo para dar frutos del tiempo nuevo que hemos ido preparando en el adviento. Los zapatos de hoy son unos patucos y nos los regala Jesús. Son muy pequeños pero tienen toda la fuerza del cielo.

-EN LA LÍNEA DE SALIDA. Recordemos todo el entrenamiento que hemos hecho hasta aquí: que no nos falten los zapatos nuevos y vigilantes para empezar con energía desde la salida. Que no nos falten los zapatos fuertes para arreglar los baches, ni nos falten los ligeros para seguir avanzando. Que no nos falten los dobles pares de zapatos para compartir los bienes con los necesitados. Que no nos falten los zapatos de la alegría para transmitir la fe como sentido profundo de la vida, como María. Que no nos falten los zapatos duraderos para las diferentes situaciones de todo el año.

-ZAPATOS ESPECIALES: Los tenemos que inventar, sin miedo a equivocarnos, con creatividad y revisando para que en nuestras familias, parroquias y comunidades permanezcamos “en salida” para ser más evangelizadoras y más misioneras. Habrá que reformar los modelos para que lleguen a las periferias humanas donde también tiene que llegar el acompañamiento de las personas que ofrecen el evangelio de Jesús. Necesitamos los patucos del Niños Jesús.

-EN LA ZAPATERÍA. El papa nos dice que no hay que correr sin rumbo ni sentido, sino que “muchas veces es necesario detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a la urgencia para acompañar  al que se quedó al costado del camino (EG 46).

-LAS HUELLAS DEL ZAPATO: Jesús va por delante abriendo el camino. Solo tenemos que seguir sus huellas con paso firme, sin prisa pero sin pausa; En salida, hacia Belén porque es el retorno de la vida que cada año comienza.

Atrévete a contestar:

¿En qué estás dispuesto a caminar con Jesús en este año nuevo, en tu grupo o parroquia?
¿Con qué zapatos (disposición, ánimo) vas a comenzar


¡FELIZ AÑO NUEVO con zapatos agradecidos !

-Tino Escribano Ruiz.-



miércoles, 19 de diciembre de 2018

EN SALIDA… HACIA BELÉN (4)


CON LOS ZAPATOS DE LA ALEGRÍA



-INTRODUCCIÓN: El adviento nos presenta a la mujer que da vida, María, como creyente siempre fiel que se pone en camino y corre a decirle a su prima ISABEL la felicidad que siente al descubrir que Dios se ha hecho vida en ella en la persona de Jesús.

-EN LA LÍNEA DE SALIDA. Preparamos la actitud imitando a María, siempre escuchando la palabra en actitud de estar dispuesta a salir de su casa y de sí misma, para ir al encuentro de otra mujer que necesita su ayuda. En ese encuentro, de salir y de ofrecer acogida, se produce la gran alegría con la proclamación de la noticia que instaura un tiempo nuevo. María transmite lo que vive y comparte su alegría con otras personas.

-ZAPATOS ESPECIALES: En adviento no valen los zapatos de la tristeza sino los de la alegría, los de la fiesta, los del baile y la música porque la nueva vida está por llegar. Son los zapatos que se calzó María para dar la buena noticia a su prima Isabel y cantar el himno de las maravillas que el Señor ha hecho en ella y en toda la humanidad con el nacimiento de Jesús.   

-EN LA ZAPATERÍA.  El papa nos aconseja diciendo: María es la que transforma una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura… como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia (EG 286)… ella es la mujer de fe que vive y camina en la fe (EG 287).

- LAS HUELLAS DEL ZAPATO: Si estás contento con tu fe, y te gustaría que los demás lo conocieran: ponte en salida, ponte en camino, como María. Transmite tu fe a los demás. Hazlo con la alegría del que da mucho por que antes ha recibido todo, nunca como obligación ni por intereses.   La huella que dejas hablará de ti como seguidor de la fe en Jesús.
Atrévete a responder: ¿Estamos en una época de indiferencia de la fe porque se ha perdido la alegría de vivir la fe como esencia que da sentido a la vida? ¿Qué zapatos (actitudes, organizaciones, estructuras…) te parecen indispensables revitalizar o crear para que se quite la idea del aburrimiento de la fe?  
¿En qué habría que comprometerse más para que se produzca la alegría de lo que celebro en la Navidad?


Hasta la próxima semana

¡Feliz Navidad en Belén con zapatos de alegría!

Tino Escribano Ruiz.





miércoles, 12 de diciembre de 2018

EN SALIDA… HACIA BELÉN (3)

CON DOS PARES DE ZAPATOS



-INTRODUCCIÓN: El adviento es un tiempo para plantearnos ¿qué tenemos que hacer? Juan Bautista responde a cada uno según su situación. Los que le preguntan reciben la respuesta de vivir compartiendo las túnicas, la comida, el dinero, la justicia, la igualdad…
pues para seguir a Jesús no se puede caminar trampas, trapicheos, ni engaño, ni egoísmo.

-EN LA LÍNEA DE SALIDA. Nuestra actitud para ser iglesia EN SALIDA debe ser la de la generosidad y el compartir. En la línea de salida metemos los pies en unos zapatos que nos guían hacia una meta solidaria caminando junto a las personas que entregan su tiempo, su vida, sus ilusiones, sus esperanzas… ese es nuestro equipo.

-ZAPATOS ESPECIALES: Hoy llevamos dos pares de zapatos especiales, no porque hayamos caído en el consumismo sino para compartir con quien no tiene.

-EN LA ZAPATERÍA. Los consejos que nos ofrece el papa van encaminados a que la vivencia de la generosidad es inseparable de la fe cristiana cuando dice: “de nuestra fe en Cristo hecho pobre y siempre cercano a los pobres y excluidos, brota la preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad (Eg186)… “para la iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica (EG 198)… molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso con la justicia (EG 203)

-LAS HUELLAS DEL ZAPATO: La generosidad o el “buenismo” de Juan Bautista no es liberador. Juan aconseja acciones buenas pero no va a la raíz. Es Jesús el que abordará la “generosidad-Caridad liberadora”, que va acompañada con espíritu y fuego, es decir: con la entrega de su vida; por eso las huellas de Jesús permanecen en las personas y comunidades que se implican en proyectos transformadores de la sociedad: educación, valores, justicia, solidaridad, sentido de la vida… todo ello para hacer un mundo mejor cuidando la naturaleza, a las persona y al mundo con un espíritu ecologista integral que comprende también la convivencia humanizadora desde la paz.
          La huella que dejas hablará de ti como seguidor de la fe en Jesús.

Ahora atrévete a responder:
¿Estamos avanzando, en general, en unir la fe y el compromiso social del cristiano,  o no tiene nada que ver lo uno con lo otro? ¿Qué zapatos (tiempo, bienes, cualidades, ideas…) te parecen indispensables compartir en la sociedad de hoy para que se produzca la acción solidaria como parte integrante de la fe y de la vida?

Hasta la próxima semana

¡Feliz caminata hacia Belén con zapatos solidarios!

Tino Escribano Ruiz



miércoles, 5 de diciembre de 2018

EN SALIDA… HACIA BELÉN (2)

CON ZAPATOS LIGEROS


-INTRODUCCIÓN: El adviento es también tiempo adecuado para corregir actitudes, errores, rigideces, rencillas… Ponernos en salida hacia Belén significa descubrir cómo están los caminos para emprender la salida y terminar el recorrido. La consulta a la DGT o al “Google-maps” nos dice que hay muchos baches y nos aconseja emprender unas cuantas correcciones.

-EN LA LINEA DE SALIDA preparamos la actitud. Para ser iglesia en salida debemos ir también al taller de reparaciones. En nuestro caminar en la fe y vida cristiana necesitamos zapatos muy fuertes y con peso, pues hay que poner muchos esfuerzos y energías constantes para allanar baches, corregir desperfectos, arreglar comportamientos, mejorar actitudes... En la línea de salida hay que estar a tope.

-ZAPATOS ESPECIALES: una vez realizada las correcciones con todas las fatigas del trabajo constante, necesitamos dejar a un lado los zapatos pesados para calzarnos unos zapatos especiales, más ligeros, porque hay que caminar con mayor seguridad y con mayor soltura, ligeros de equipaje.

-EN LA ZAPATERÍA. En cuanto a reparaciones el papa nos aconseja para la ocasión que: “cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos estamos invitados a: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG. 22)… La iglesia en salida es la comunidad de discípulos que “tienen iniciativas, se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan… (Eg 24) … para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera que no puede dejar las cosas como están (EG. 25).

-LAS HUELLAS DEL ZAPATO: Después de las reparaciones hay que pasar a la acción conociendo los baches y los montículos de nuestra vida. Detectar las acciones que nos están resultando pesadas, como pesadas son las botas del caminantes de tanto batallar allanando caminos. Quizá nuestro problema está en que se han borrado las huellas de Jesús de tanto mirar las nuestras haciendo lo de siempre. Hay que volver a ver las huellas de Jesús.  
            La huella que dejas hablará de ti como seguidor de la fe en Jesús.
Ahora atrévete a responder: ¿Cuáles son baches más profundos (deficiencias) que hay que arreglar en los católicos actuales? ¿Qué zapatos más ligeros (actitudes más sencillas) habría que llevar en la mochila para seguir el camino con mayor transparencia?

Hasta la próxima semana

¡Feliz caminata hacia Belén con zapatos ligeros!

Tino Escribano Ruiz.